Review Film

Críticas: Crítica de “Profesión peligro” (“The Fall Guy”), película de David Leitch con Ryan Gosling y Emily Blunt

El director de Atómica (2017), Deadpool 2 (2018), Rápidos y furiosos: Hobbs y Shaw (2019) y Tren bala (2022) construye una divertida, intensa y romántica película basada en la serie homónima protagonizada por Lee Majors que tuvo cinco temporadas y 113 episodios entre 1981 y 1986.

Profesión peligro (The Fall Guy, Estados Unidos/2024). Dirección: David Leitch. Elenco: Ryan Gosling, Emily Blunt, Winston Duke, Aaron Taylor-Johnson, Hannah Waddingham y Stephanie Hsu. Guion: Drew Pearce, basado en la serie de televisión homónima creada por Glen A. Larson. Fotografía: Jonathan Sela. Edición: Elísabet Ronaldsdóttir. Música: Dominic Lewis. Distribuidora: UIP (Universal). Duración: 126 minutos. Apta para mayores de 13 años.

Colt Seavers (Ryan Gosling) es uno de los dobles de riesgo más cotizados de Hollywood y su parecido con el Tom Ryder que interpreta Aaron Taylor-Johnson lo hacen indispensable para que lo reemplace a bordo de vehículos que vuelcan o en escenas en las que le prenden fuego. Colt siempre sale airoso hasta que un día, cuando es lanzado al vacío con arneses, algo sale mal y se termina quebrando la espalda ¿Accidente o conspiración? Lo cierto es que nuestro intrépido protagonista tarda 18 meses en recuperarse, período en el que prácticamente desaparece del mundo y deja de comunicarse con Jody Moreno (Emily Blunt), una camarógrafa con la que evidentemente tenía mucha afinidad.

Tras esa secuencia introductoria, nos reencontramos con Colt trabajando sin demasiado entusiasmo como valet parking hasta que recibe un llamado de la poderosa productora Gail Meyer (Hannah Waddingham, revelación de la serie Ted Lasso) para que regrese a los sets de filmación para un blockbuster de ciencia ficción llamado Metalstorm. El no tiene ningún interés en volver, pero ella le cuenta que la directora del proyecto no es otra que Jody Moreno en su primera experiencia como realizadora. Y entonces se toma, claro, el primer avión disponible.

La película combina con bastante fluidez y naturalidad elementos propios de la comedia romántica, una acumulación de desventuras y enredos, cine dentro del cine, suspenso, tensión y, por supuesto, espectaculares escenas de acción en las que se destaca la labor de aquellos dobles que cumplen la peligrosa profesión a la que alude el título de estreno en América Latina sin llevarse el mérito que realmente merecen y muy pocos les reconocen.

Que nadie espere una película sofisticada, pero incluso en la sencillez e inocencia de muchos de los conflictos, desafíos y trampas que atraviesa Colt se percibe no poca audacia, un bienvenido desparpajo y una indudable pericia para que el vértigo y la adrenalina (que las hay y en dosis importantes) no conspiren contra la química de la dupla Gosling-Blunt ni contra un disfrute que vaya más allá de deslumbrarse con las muy buenas set pieces.

En estos tiempos de tanques sin alma y sin onda, Profesión peligro se impone como una producción simpática, noble y entretenida, con suficientes atractivos visuales, narrativos y actorales como para justificar su visión en una sala de cine sin esperar su arribo al streaming hogareño, donde su efecto sobre el espectador será bastante menor.

PD: No se retiren de la sala durante los créditos finales porque hay un detrás de escena que, claro, exalta el trabajo de los dobles de riesgo de la película y que incluye varias sorpresas.


Las suscripciones son la mejor manera para que las lectoras y los lectores apoyen directamente a los emprendimientos periodísticos independientes y ayuden a sostener un producto de calidad que mantiene el acceso a todos sus contenidos de forma gratuita. Además, se accede a una amplia oferta de beneficios y contenidos exclusivos.


You may also like...