Review Film

Críticas: Crítica de “Napoleón”, película de Ridley Scott con Joaquin Phoenix y Vanessa Kirby

Tras el estreno en salas junto a Paramount del nuevo film de Martin Scorsese (Los asesinos de la Luna), ahora el gigante Apple lanza también en cines y esta vez en asociación con Sony la biopic del brillante militar y para muchos tiránico emperador que marcó a fuego más de dos décadas de historia francesa y cuyo legado perdura hasta la actualidad.

 

Napoleón (Napoleon, Reino Unido-Estados Unidos/2023). Dirección. Ridley Scott. Elenco: Joaquin Phoenix, Vanessa Kirby, Tahar Rahim, Rupert Everett, Edouard Philipponnat, Catherine Walker y Ludivine Sagnier. Guion: David Scarpa. Fotografía: Dariusz Wolski. Edición: Claire Simpson y Sam Restivo. Música: Martin Phipps. Distribuidora en cines: UIP (Sony). En streaming: Apple TV+. Duración: 158 minutos. Apta para mayores de 13 años con reservas.

Hay varias mini películas, varios registros, múltiples tonos, distintos géneros que conviven -no siempre con la fluidez y armonía necesarias- en Napoleón, la épica de 200 millones de dólares de presupuesto dirigida por Ridley Scott. A punto de cumplir 86 años, el creador de clásicos como Alien, el octavo pasajero y Blade Runner construyó a partir del guion original de David Scarpa (con quien ya había trabajado en Todo el dinero del mundo) un film que pendula entre la épica bélica con imponentes reconstrucciones de batallas (recordemos que Scott ya había demostrado su capacidad al respecto en Gladiador, que pronto tendrá una secuela también con su dirección), las intrigas palaciegas y las confabulaciones propias de la muy cambiante y sangrienta dinámica política de la época en Francia, y sobre todo el drama romántico más íntimo concentrado en la apasionada y conflictiva relación con Josefina.

Todo arranca en 1789, plena revolución e imperio de la guillotina, y llegará hasta la muerte de Napoleón en 1821, a los 51 años. Una vida corta para los parámetros actuales, pero de una intensidad y una influencia decisivas a fines del siglo XVIII y principios del XIX.

Más allá de los extensos pasajes en los que retrata la muy cambiante relación (de sometimiento y sumisión, de amor y desprecio, de engaños y sinceridades, de conexiones puras y manipulaciones) entre el Napoléon de Joaquin Phoenix y la Josefina de Vanessa Kirby, que se vio truncada por la imposibilidad de ella de concebir ese heredero que él tanto necesitaba para asegurar su descendencia, el resto de la película parece un compilado de greatest hits del militar y político: su participación en la Revolución Francesa, su primer éxito militar (la toma de un fuerte en poder de los ingleses en la Toulon de 1793), su ascenso al trono, su genio como estratega bélico, las recreaciones de célebres batallas como las de Austerlitz o Waterloo, la catastrófica campaña a Rusia y los distintos complots en su contra que terminaron con varios exilios forzosos. Material que daría para una serie de unos cuantos episodios más que para estas poco más de dos horas de película que va saltando de un hito a otro casi sin transiciones (da la sensación de que se filmó mucho más y en el corte final se achuró un montón de material).

La película de Scott, que vuelve aquí a un tema que lo obsesiona como la forma en que se construye, alimenta, sostiene y se pierde el poder, tiene también otro tipo de saltos: de un humor casi satírico a momentos solemnes con todos los matices que hay en el medio. Así, tan irregular y desconcertante como suena, Napoleón resulta una obra llena de claroscuros y desniveles, mucho menos provocadora y audaz de lo que prometía, pero con varios pasajes (en especial escenas de masas como el enfrentamiento bélico sobre hielo en Austerlitz) y aspectos (locaciones, decorados, reconstrucciones de época y elementos visuales) tan deslumbrantes que justifican con creces su visión en pantalla gigante.


Las suscripciones son la mejor manera para que las lectoras y los lectores apoyen directamente a los emprendimientos periodísticos independientes y ayuden a sostener un producto de calidad que mantiene el acceso a todos sus contenidos de forma gratuita. Además, se accede a una amplia oferta de beneficios y contenidos exclusivos.


You may also like...